23 de mayo de 2018

Vuelve conmigo...





Apenas han pasado cuatro días y sigo sin creer que te has ido de nuestras vidas.


Entro en tú casa esperando verte sentado en tu sillón.


Cuando entro y no te veo mi mente me dice "está en el campo. Trabajando como siempre". Y entonces es cuando espero que se acerque la hora de comer, porque sé que es cuando tu llegarás a casa.


Y cuando se pasa un poco de la hora de comer, espero escuchar tu voz diciendo "¡y en esta casa no se come!"


La hora de comer es la hora de comer. Y ahí es cuando todos nos juntamos alrededor de la mesa.


Tiempo compartido en familia, tiempo compartido contigo. Porque después toca volver a salir a trabajar.


 


Gran hombre, trabajador como el que más...


 


Y entonces es cuando la cruda y real realidad vuelve a ti, y recuerda una vez más que ya no estás. Que te has ido; y ya no volverás.


 


Y en ese mismo instante, es cuando me vuelvo a enfadar con la vida. Me vuelvo a enfadar por las decisiones erróneas (o no, quién sabe) que un día tomaron en su momento, me vuelvo a enfadar por haber sido como era, por no ser la nieta perfecta, por no tener la misma ambición por la vida de campo como ella para pasar más tiempo a tu lado y aprender más de ti...


Y una vez más me vuelvo a enfadar por no haberte dicho nunca un no te vayas nunca, un te adoro, un te quiero... Por no haberte estrechado entre mis brazos y abrazarte una y mil veces más...


Te has ido sin saber si yo te quería...


No puedo evitar pensar que te has ido sin sentirte orgulloso de mi. De la clase de persona que era, o que soy, no lo sé...


Hay quien pensará "ya eres mayorcita. Pero yo digo lo mismo que dice el tete Yeray. No quiero que estés en la estrella, quiero que estés aquí conmigo..."


 


Si es que dentro de mi sigue estando mi vocecita con 6 años. Ese recuerdo que un día le dije a mí iaia:


"Iaia: ¿Tú sabes que algún día los iaia se morirá?


Yo: No, no puedes morirte porque yo no quiero. No te dejo morirte, no te doy permiso..."


Te lo dije un día hace unos años, y me enfadé contigo por decir que algún día te ibas a morir...


"¡Aquí no se muere nadie porque yo no quiero!"


No quería... y sigo sin querer...


Y mi mente y corazón siguen repitiendo una y otra vez: "vuelve conmigo".

 


by Kinki Pulguita.

 

20 de mayo de 2018

Nunca me olvidaré de ti




"El sol se llama Lorenzo, y la luna Catalina. Cuando Lorenzo se esconde, sale Catalina"


Grandes recuerdos que tengo contigo... 


Hoy el día ha sido totalmente gris a pesar del sol que ha salido.
 Gracias yayo por ponerle un poquito de color en tu despedida. Te has despedido con un hermoso arcoiris.

Te quiero yayo, te quiero mucho. Nunca me olvidaré de ti.




by Kinki Pulguita

19 de mayo de 2018

Te has marchado...








Siempre dicen que soy de palabra fácil.
Pero hoy, hoy las palabras no son capaces de salir de
dentro de mi.
Hoy solo quiero sentir tu mano junta a la mía, sentir tu
mirada en mi.
Dos días faltaban para ir a cogerte de la mano, a darte
un poco de mi amor y cariño, a decirte una vez más:
estoy contigo.
Pero hoy te has tenido que marchar...
Ahora mismo solo deseo dos cosas:
Una que ojalá sepas lo mucho que te quería y dos,
espero que nos volvamos a coger de la mano algún
día.

Te quiero yayo.

Te quise ayer, te quiero hoy y te querré siempre...




by Kinki Pulguita

12 de mayo de 2018

Tengo miedo...




"De lo que tengo miedo es de tu miedo."



Tiempo queriendo escribir y no sabia muy bien cómo vomitar todo lo que se me pasa por la cabeza. O tal vez vomitar todo lo que estoy sintiendo en tan poco tiempo.

Ahora mismo solo sé una cosa; y esa cosa es uno de mis mayores miedos.

Tengo miedo a empezar un nuevo día y encontrarme con lo que no quiero encontrarme.
Tengo miedo a que la oscuridad llegue a ti y no esté a tu lado.
Tengo miedo a cerrar los ojos en las noches por si será el último día que te vea.
Tengo miedo al sonido de las llamadas de mi móvil, al sonido de los WhatsApp...
Tengo miedo de olvidar tu voz, tu sonrisa...
Tengo miedo ha olvidar los buenos momentos compartidos.
Tengo miedo ha vivir una vida sin ti.
Tengo miedo de verte marchar.
Tengo miedo de que te marches sin saber lo que siento por ti.
Tengo miedo por ti, porque sé que no te quieres ir.
Tengo miedo... 



by Kinki Pulguita

20 de marzo de 2018

La vida es como una cámara






(Daireth Winehouse)


Tiempo sin escribir, o más bien sin publicar.
Muchas veces me pregunto ¿para qué escribir si nadie comenta nada? ¿Cómo saber si lo que escribo le llega a alguien o le importa a alguien?
Pero a veces, luego pienso, ¿qué más da que comenten? ¿Qué más da saber si lo que escribe lo llega a leer alguien? ¿Qué más da…?

¿Te sirve a ti lo que escribes? ¿Te sientes bien?
Pues entonces está bien hecho.

Hoy voy a escribir sobre alguien que sé que sí me lee.

Sí, sobre ti.

Hace dos días retomé el contacto con alguien que en su día fue importante para mí, o más bien yo para él.
Han pasado 5 años y me sigo acordando de ti, aunque no de la forma que a lo mejor él quisiera o quiso en su momento.

A pesar del tiempo pasado, la palabra GRACIAS se me queda corta para agradecerte todos esos buenos momentos que me hiciste pasar. Aunque sé que te hice daño. Y lo lamento.

Eres una bellísima persona y no te merecías ni te mereces que te hagan daño. Existe poca gente como tú en el mundo.

Como bien dice la imagen de hoy:

“La vida es como una cámara: sólo enfócate en lo que es importante, captura los buenos instantes, saca de lo negativo un aprendizaje revelado y si las cosas no salen como deseabas... intenta una nueva toma”

A pesar de lo mal que terminó la relación, del daño que nos hicimos inconscientemente, sólo enfoco en los buenos instantes que compartimos, y he revelado lo bueno del momento. Las sonrisas, las risas, las excursiones, los buenos piques…

Sé que soy una mala droga, pero ojalá no lo fuese, porque tener en la vida un amigo como tú es tener un tesoro.

Sólo te digo una cosa: no cambies nunca. Y si lo haces, que sea para ser mejor persona de lo que ya eres.

Una vez más, GRACIAS por hacer que en ese momento de sufrimiento existieran buenos momentos. Gracias por ver en mí una persona y no una loca enferma y sorda…



by Kinki Pulguita

31 de enero de 2018

Febrero




Y se acerca el mes de febrero.
ese mes en el que hace unos años alguien decidió que lo mejor era encerrarme entre cuatro paredes el tiempo necesario para vivir.

Vivir... o mejor dicho..."sobrevivir".

Desde ese mismo instante la llama de mi voz se apagó.
Y aunque mi corazón seguía latiendo, me adentré en un coma tan profundo que dejé de existir por días, semanas, meses... e incluso años.


by Kinki Pulguita

3 de septiembre de 2017

Hasta los huesos






"Deja de esperar que la vida sea fácil y esperar que alguien te salve. No todo tiene sentido. Pero eres fuerte. Si enfrentas los hechos difíciles, podrás tener una vida increible.·"


(To the bone)






Llevo tiempo queriendo escribir sobre esta película: "Hasta los huesos" (To the bone). Y la verdad es que no sé muy bien por qué no lo he hecho. 

Si soy sincera conmigo misma, creo que esta película ha hecho aflorar muchos sentimientos dentro de mí. Ha hecho que vengan recuerdos a mi mente y al mismo tiempo ha hecho que necesite recordar recuerdos que no sé muy bien dónde quedaron.

Esta película trata sobre la cruel vida de una joven con anorexia. Una joven que por momentos sentía que era yo.

Pasar por esta enfermedad, estar luchando contra ella y después ver esta película te hace ver cosas que lamentablemente has vivido y que algo impedía que viera. 

Dentro de mi cabeza hay un cúmulo de palabras que quieren salir, pero siento que están tan enredadas, que no hay nada coherente para escribir. Es un tema complicado.

Hay dolor, hay rabia, hay lastima, ira...hay miedo.

Quisiera coger ese manojo de palabras con mi mano, de sentimientos, de pensamientos, meterlas dentro de la pantalla y que de la nada, aparecieran lo que quiero plasmar.

Pasan los segundos, minutos y horas; nada consigue que salga de mí. 

Solo puedo limitarme a escribir una buena crítica de la película.

Después de estar años viviendo esta enfermedad, creo que plasma a la perfección lo difícil que es esta enfermedad. Que no es un capricho de niñas pequeñas. Que a cualquiera le puede afectar, no es una enfermedad de chicas. Es más, creo que las enfermedades no conocen los sexos, las razas, culturas, religiones... 
Hoy le ha tocado a esa persona, mañana le puede tocar aquella otra. Es lo único que sí conoce las enfermedades, porque afecta a las personas.
"Hasta los huesos" plasma la crueldad, la cara que nadie ve. La lucha contra un monstruo que se ha convertido en persona, la lucha contra ti misma. 
Cada persona es un mundo, no hay dos iguales y con la anorexia es igual. No todas las que tienen esta enfermedad son iguales, ni sienten ni piensan lo mismo. Cada persona con esta enfermedad es un mundo complicado, una lucha interna que se pelea en solitario.
Merece la pena verla e intentar sentirla.



by Kinki Pulguita

Seguidores